sábado, 21 de enero de 2012

APRENDIZAJE

Seguimos los principios del aprendizaje vivencial:

•    Los seres humanos tenemos la capacidad natural de aprender.
•    Cuando adviertimos los objetivos tiene relación nuestros proyectos personales se produce el aprendizaje significativo.
•    En la formación aprendemos y en la acción se comprendemos.
•    La enseñanza que compromete a toda la persona es la que penetra más profundamente y se retenemos por más tiempo.
•    La autoevaluación y la autocritica son herramientas fundamentales.   


Algunas investigaciones demuestran que practicar escalada ayuda a niños y adolescentes a desarrollar facultades psicomotrices básicas para la vida:

Cognitivas:
sensibilidad, percepción, asociación (formas, tamaños, colores), memoria, atención, imaginación y lenguaje.

Motrices:
equilibrio, lateralidad, conductas perceptivo-motrices (organización, localización, estructuración espacio-temporal y ritmo).

Sociales y afectivas:
toma de conciencia de sí mismo (límites, sentimientos y emociones, frustraciones, seguridad-inseguridad y diferencias), de lo que lo rodea (espacio, tiempo y objetos) y de los demás (relaciones, diferencias, intercambios, lenguaje afectivo).

A cualquier edad se pueden implementar actividades que le permitan a los niños y adolescentes relacionarse activamente con su medio ambiente, según sus capacidades:


De 4 años en adelante:
pueden realizar actividades de alta seguridad y bajo impacto como tirar de cuerdas o usar muros inflables con agarres.

Desde los 6 años:
como la musculatura está más definida, se puede subir un muro de escalar o una pared artificial con un entrenador que guíe sus movimientos.

A partir de los 11 años:
debido a su constitución física y psicológica pueden escalar, a mayor altura, en rocas y en ambientes naturales.

No hay comentarios: